martes, 1 de marzo de 2011

Heads Up







Hoy caí de nuevo...emocionalmente hablando...aunque de todo lo que corrí también pudo haber sido físico.
Comencé el día pensando que sería estresante, que habrían un poco de obstáculos, pero luego, se torno algo bueno, algo con suerte.
Debí haberlo imaginado, se tornaría malo en cualquier momento, todo siguió bien hasta las diez am, de ahí en adelante comenzó lo feroz.

Hoy cometí errores y un par de personas no dudaron en echarmelo en cara, si hubiesen sido jóvenes como yo, les habría tirado dedo, pero no.
Profesores, profesores con mañas y vocabulario basto para decirme de cosas.
Tuve esa responsabilidad y por "distracción" mía (así le llamaremos) me equivoque.
Ellos no esperaron nada de tiempo para hacerme sentir mal, el profesor #1...hasta parecía que quería que tomara el micrófono y le dijera a la completa escuela que había cometido un error, su mirada se clavo mucho en mí, sentí en mi garganta como se formaba un nudo...
Mis ojos se llenaban de agua.

CLARO! Por un momento pensé, por qué lloras? Solo fue un error, solo fue uno, no TAN malo, aunque si hice perder un tiempo "importante" y etcétera.
Pero bueno...continuemos...lloré, el profesor #1 decidió informarle personalmente a la profesora #2 que había sido un gran error...por parte mía, ahora ella me clavo la mirada.
Blah,blah, un par de palabras, en resumen, baja de nuevo y VERIFICA todo...bajé y me fui directo al baño con mis toneladas de pañuelos para soplarme la nariz y tratar de secar mis mejillas con el agua salada.
Quería evitar los ojos hinchados...rojos...feos. No pude, traté de tener la cabeza baja durante un rato, pero aún así un par de miembros de la facultad lo notaron...no dijeron nada, pero lo notaron...

Verifique...subí, sople mi nariz, limpié lagrimas, escuche tonterías y dije estoy bien a varias personas.

Pero no fue el final, la profesora #2 quiso que me disculpara con el profesor #1...como si no me hubiese disculpado lo suficiente al estar unos largos e interminables 100 metros o menos hasta el salón.
Cada enunciado que él decía..."Lo siento, lo siento mucho, no volverá a pasar, fue mi error, lo lamento"...parecía nada importar porque decía lo mismo y lo mismo.

Resulto que no se encontró cerca el profesor #2...seguí mi camino, al parecer se normalizaron mis ojos, nadie preguntó nada más...


Desde la mañana sentí que algo no estaba bien, talvés debía prepararme para el día que iba a tener a continuación...



Una lección, una experiencia, no importa, no me quitaran los sentimientos de hoy.
Pero los errores suceden, los cometo hoy y los cometeré mañana. Levantaré mi cabeza y me iré a dormir.

1 comentario:

  1. oww :S
    nunca llores por algo que te diga un profesor, quizá tengan autoridad y lo que quieras, pero son personas IGUAL que nosotros, ellos también comenten errores y ninguno, pero NINGUNO perece nuestras lágrimas por cuestiones escolares, tenlo en claro siempre.
    Échale ganas, errar es de humanos :D

    ResponderEliminar

Los zombies tomaron la ciudad.