viernes, 5 de agosto de 2011

Alpha & Onni

Empezó a sentir como el sol le empezaba a calentar los pies, su primera reacción fue mover los dedos mientras levantaba la cabeza para verles, luego la dejo caer al bolso que había utilizado como almohada durante esos minutos. Al observar el cielo lleno de nubes y el pino que le daba sombra dejo salir una pequeña sonrisa.
Segundos después vio como la mano de Onni se acercaba a la suya, sujetándola suavemente. Alpha se acerco y comenzó a besarle la mejilla.
Alpha adoraba el gesto que Onni hacía cada vez que ella le daba varios besos pequeños, cerraba un poco los ojos y sonreía. Sus anteojos chocaron.
Onni de gafas blancas con negro emitía una confianza desde que te acercabas, ojos pequeños pero poderosos, estatura media y delgado, con la barba poco crecida.
Alpha se perdía en sus pensamientos cada vez que le veía, creando imágenes de ellos tomando té, persiguiendo patos por el lago o viendo películas mudas.
Onni le toco la nariz para sacarla de su trance, ella parpadeo rápidamente y al fruncir el ceño le golpeo levemente el brazo.
-No me toques la nariz!, gritó exasperada, él entonces le beso la nariz. Ella solo se dio por vencida y se levanto del césped ofreciendo la mano para que Onni hiciera lo mismo.

Ambos comenzaron a sacudirse los restos de césped de su ropa. Alpha usaba un vestido grisáceo y zapatos bajos negros, había recogido su cabello en un chongo y levantaba sus anteojos con la nariz cada determinado momento.
Al tomarse de las manos, Alpha incito a Onni a dar una vuelta, como si estuviesen bailando. Alpha gustaba mucho de bailar, siempre dando vueltas y disfrutando la música en su habitación. Secretamente siempre deseando que Onni le tomara las manos y las pusiera sobre sus hombros invitándola a una pista de baile invisible…pero a Onni no le agradaba mucho el baile.

…Alpha y Onni se conocieron a través de amigos mutuos, fue hasta en una reunión que ambos comenzaron a verse de otra manera. Después de una cena italiana y juegos de mesa, se sentaron juntos a ver películas de muertos vivientes…juntos, tomados de la mano en la oscuridad.
Alpha esperaba a que la pantalla alumbrara la cara de Onni para verle de reojo y tratar de ocultar una sonrisa tomando sorbos de su cerveza. Sentía como las mejillas comenzaban a ruborizarse…

Continuaron tomados de la mano mientras se quitaban los últimos restos de césped de la espalda del otro, era tiempo de despedirse. Tanto Onni como Alpha odian las despedidas, aún siendo un hasta luego, no les es agradable. Alpha sentía como su cara comenzaba a mostrar tristeza y sujeto fuertemente a Onni contra ella, sintiendo su respiración en la nuca.

Alpha repaso todos los momentos que tuvieron juntos en la mente. El momento en el cuál el le dijo que le agradaba de sobremanera, el día en el cual después de pasar el día juntos al despedirse ella ansiaba ese primer beso y sintió el vacío de no aventurarse, las tantas veces que le abrió la puerta del automóvil o le cambio el lugar mientras caminaban por la acera. Los celos estúpidos que le llegaron a dar, la sensación de mariposas después de su primer beso, las tantas veces que se quedaban en silencio recostados viéndose uno al otro acompañado de abrazos.

Todas las experiencias, las memorias y los sentimientos que se llevaron a cabo. Ella anhelaba todo eso en ese exacto momento, recrearlo una vez más, aún estando juntos por horas…no era suficiente.
Onni estaría lejos por un tiempo, Alpha podría verle dentro de un par de semanas, esperaría…esperaría a ver esos ojos color café, escuchar la voz que hacía que su corazón se detuviera por un instante y sentir los labios suaves sobre su mejilla ruborizada. Le recibiría con una sonrisa y sus sentimientos escritos en papel.