lunes, 9 de abril de 2012

Recuerdo que hace años, alrededor de cinco, seis...desperté una madrugada, mi gata usualmente duerme debajo de mi brazo, como si la abrazara. Ella veía la pared que estaba atrás de mi cabeza, se me hizo extraño que no movía la mirada así que voltee.
Aproximadamente a unos treinta centímetros estaba una cucaracha, mi corazón paró, después de un par de segundos salté de la cama gritando, entra mi madre asustada, señalo la pared con mis ojos llorosos. La persigue, la mata, "todo termina". Pasé toda la noche y parte de la mañana sentada abrazando mis piernas sobre el centro de mi cama con una lámpara alumbrando cada pared, cada esquina de mi habitación, lloré en todo ese tiempo y mis ojos ardieron de lo poco que llegaba a parpadear.

1 comentario:

  1. :O acrofobia
    yo tengo un poco de acrofobia.. que chafa!!
    :/
    jajaja es la primera vez que lo digo a alguien

    ResponderEliminar

Los zombies tomaron la ciudad.